17,95

“Odiaba haber nacido mujer, miraba mis pechos y tenía ganas de arrancarlos, o de dejar de verlos”. Esta es la dura realidad de muchas niñas como Peace que viajan en condiciones infrahumanas para llegar a Europa. Su único delito es haber nacido mujer. Cuantos dilemas afloran en nuestras cabezas según los espacios en las que nos encontramos: durante el trayecto hasta llegar a Europa, la estrategia que se adopta es lograr ser invisibles, más aun cuando se trata de niñas y mujeres. De acuerdo con el sistema falocrático que se establece en estas situaciones, ellas son simplemente vaginas. La trata de menores, en especial de niñas, es una “materia prima” muy demandada y sobre todo cotizada, porque lo permite el entramado neoliberal y patriarcal.Este “nuevo orden mundial asesino” (Ziegler, 2014) se basa en una distopía que convendríamos destruir para salvaguardar el interés superior de los niños y las niñas. Si no se hace, seremos responsables de que la trata de menores sea la expresión máxima de la esclavitud moderna.

SKU: 9788418519208 Categoría:

Descripción

“Odiaba haber nacido mujer, miraba mis pechos y tenía ganas de arrancarlos, o de dejar de verlos”. Esta es la dura realidad de muchas niñas como Peace que viajan en condiciones infrahumanas para llegar a Europa. Su único delito es haber nacido mujer. Cuantos dilemas afloran en nuestras cabezas según los espacios en las que nos encontramos: durante el trayecto hasta llegar a Europa, la estrategia que se adopta es lograr ser invisibles, más aun cuando se trata de niñas y mujeres. De acuerdo con el sistema falocrático que se establece en estas situaciones, ellas son simplemente vaginas. La trata de menores, en especial de niñas, es una “materia prima” muy demandada y sobre todo cotizada, porque lo permite el entramado neoliberal y patriarcal. Este “nuevo orden mundial asesino” (Ziegler, 2014) se basa en una distopía que convendríamos destruir para salvaguardar el interés superior de los niños y las niñas. Si no se hace, seremos responsables de que la trata de menores sea la expresión máxima de la esclavitud moderna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies